Declaració n de los Principios por Ernest Holmes

  • Creemos en Dios, el espíritu viviente y omnipresente, la única causa indestructible, absoluta y auto existente. Esto se manifiesta dentro y a través de toda la creación, pero no es absorbido por su creación. El universo manifiesto es el cuerpo de Dios. Es el resultado teológico y necesario del auto conocimiento infinito de Dios.
  • Creemos en la encarnación del Espíritu en cada uno de nosotros, y que todos somos la encarnación de Un Sólo Espíritu.
  • Creemos en la perpetuidad, en la inmortalidad y en la persistencia de cada alma, que nunca deja de expandirse.
  • Creemos en que el reino de los cielos habita en nuestro interior, y que llegamos a percibirlo hasta tal punto de ser conscientes de ello.
  • Creemos en que disipar las discrepancias de toda naturaleza es el objetivo final, y que ese propósito es asequible para todos nosotros.
  • Creemos en la concordia de toda vida, por lo tanto, el Dios más eminente y el Dios más recóndito son un sólo y único Dios.
  • Creemos en que cada uno siente la presencia de Dios de forma personal e íntima.
  • Creemos en la revelación directa de la Verdad a través de la naturaleza espiritual e intuitiva y que todo ser que vive en la infinita presencia de nuestro señor puede convertirse en revelador de esa Verdad.
  • Creemos en que el Espíritu Universal, que es nuestro señor, se mueve a través de un pensamiento colectivo que nos rodea, que es La Ley de Dios, y que tiene un impacto sobre lo que pensamos y actúa sobre ello.
  • Creemos en la curación de enfermedades a través del Poder de la Mente.
  • Creemos en el control del estado físico a través del Poder de la Mente.
  • Creemos en el Bien perpetuo, en el amor, en la bondad y en el regalo de la Vida eterna para todos nosotros.
  • Creemos en nuestro propio espíritu, en nuestro propio ser y en nuestro propio destino. Por tanto, comprendemos que Dios es la vida de todos.

Newsletter Sign Up